Visita a Bondi Beach desde Sydney

Estos últimos días nos los tomamos más de relax y empezamos por no poner el despertador. Nos levantamos a las 09:45h y nos tomamos la fruta que nos compramos la noche de ayer para no salir con el estómago vacío. Nuestro objetivo del día era visitar Bondi, la playa más famosa de Sydney que además tiene una serie en televisión de sus vigilantes.

Bondi Beach

De camino a la parada del autobús que nos llevaba a Bondi,  nos paramos a comer unas tostadas con café y té.  

¿Cómo llegar a Bondi Beach desde Sydney?

La parada del autobús está en Elizabeth Street y puedes coger el 333 ó el 380 ya que cualquiera de ellos te lleva a Bondi Beach. El ticket para el autobús hay que comprarlo previamente en taquilla o en un 7-eleven.  Nos acercamos a una taquilla que hay en la estación de tren muy cerca de la parada y compramos los billetes de ida y vuelta. Costaban 14,40 AUD.

Cuando intentamos pagarlos con la tarjeta nos encontramos con la sorpresa de que tenían que pagarse en efectivo y en el monedero ¡ya sólo nos quedaban 14,30 AUD!.  Por suerte, el hombre de la taquilla nos dio los tickets perdonándonos los 10 centavos que nos faltaban. 

El autobús tardó en llegar a Bondi unos 40 ó 45 minutos. Nos sorprendió que Bondi Junction (que es el pueblo) fuese tan grande, ¡tiene hasta una Apple Store!.  Cuando miramos el tiempo por la mañana vimos que  iba a hacer frío así que ni siquiera echamos los bañadores.  En el autobús había mucha gente joven vestida de modo playero y pensamos que quizá nos habíamos equivocado al no cogerlos, pero cuando llegamos pudimos comprobar que no. Hacía un viento tremendo y el agua estaba algo picada, por lo que no había nadie bañándose.

La piscina de agua marina que hay en el club de baño es impresionante.

Hicimos una ruta caminando por un paseo que une la playa de Bondi con la playa de Bronde.  

De Bondi a Bronde

Es un paseo muy bonito por el acantilado, el problema fue el viento que nos hizo más incómodo el camino.  Tanto es así que nos volvimos a la mitad desistiendo de realizar todo el paseo porque comenzó a ser desagradable el vendaval que nos encontramos.

Al principio del paseo sí pudimos ver una exposición denominada Sculpture by the Sea con obras de arte moderno.  A pesar de que el arte moderno no es uno de nuestros fuertes nos pareció bonito poner una exposición en este escenario natural.

De vuelta bajamos a la playa de Bondi. La arena blanca de esta playa no quema nada los pies y es muy suave y fina. Vimos el cuartel general de los Lifeguard de la serie de la tele. 

Por los alrededores el paseo marítimo tiene preciosos pisos con vistas al mar, bares y restaurantes y tiendas de diseñadores locales que le dan un toque chic al lugar. No había mucho ambiente pero nos pareció que seguramente con el buen tiempo esta zona se pondrá a rebosar.

¿Qué comer en Bondi?

Mars rebozado y frito

Para almorzar nos paramos en un fish and chips que también vendía el pescado para llevar y cocinarlo en casa. Lo más curioso es que su especialidad son los Mars (la chocolatina) rebozados y fritos.

No nos apeteció probarlo, pero sí nos pedimos media langosta que tenía un aspecto delicioso, y lo estaba, y Barramundi a la plancha ambos acompañados de patatas fritas. Eso más una ensalada de apio, gambas y bocas de mar y una ginger beer nos costó 51 AUD.

Para volver a Sydney volvimos a coger el autobús en el paseo marítimo. Cuando llegamos, nos bajamos cerca de una famosa librería llamada Kinokuniya. Es una gran librería que tiene muchísimos libros de diferentes idiomas, especialmente en chino y en japonés. También tienen un apartado de figuritas y hemos probado suerte comprando unas cajas sorpresa del Doctor Who.

Ipae Dr Who

Después nos acercamos paseando al Queen Victoria Market para comprarme las UGG que tanto me insistió Ismael. Debo reconocer que merece la pena porque en una tienda oficial he pagado por unas UGG originales 180 AUD (unos 126 Eur) cuando en España son muchísimo más caras (hasta a 220 € las hemos llegado a ver).  

Lo que hay que tener mucho cuidado es con las falsificaciones ya que por aquí nos hemos encontrado muchísimas tiendas con las botas falsas. Sobre la marcha las estrené y son comodísimas. Casi todo el mundo ya iba con sandalias pero yo estaba feliz con mis UGG nuevas.

UGG Sydney

El resto de la tarde volvimos a dar vueltas por el centro y entrando en todas las tiendas y centros comerciales que nos encontrábamos. Sobre todo por la zona de Pitt Street , Market Street y George Street.

Para cenar nos acercamos a un japonés donde nos quedamos con ganas ayer de cenar. Se encuentra en un centro de restaurantes llamado Regent en el que han creado una falsa calle que recuerda totalmente a Japón. Para pedir tienes unas tablets en las que eliges la comida y la bebida que quieres y te lo preparan al momento.

Ya sólo nos queda un día por aquí…

2 Comentarios
  1. 18/12/2014
  2. 02/10/2019

Nos gustan los comentarios. :)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Para comentar acepta la política de privacidad.