Dos días en Brisbane Viaje a Australia y Nueva Zelanda

Dos días en Brisbane

Brisbane (día 1)

El día de hoy ha sido algo más corto de lo normal porque con eso de coger el avión prácticamente perdimos medio día. Después de desayunar fuimos a entregar a nuestra Lucy y una chica muy agradable ha sido la encargada de llevarnos desde allí al aeropuerto. Nada más pasar por la puerta principal, te encuentras un gigantesco Smeagol/Gollum colgando del techo del aeropuerto.

Gollum At Wellington Airport

Allí hemos pasado la mañana dando vueltas por el pequeño aeropuerto y gastando los últimos dólares en efectivo que nos quedaban. El vuelo a Brisbane se ha hecho corto. Después de los vuelos de tantas horas que llevamos encima éstos nos resultan un paseo.

Una vez en Australia, hemos estado en el aeropuerto mirando cómo podíamos llegar a nuestro destino, un bed and breakfast (Cream Gables en el barrio de New Farm) que ya llevábamos contratado. Decidimos coger el tren que nos dejaba a unas siete calles de la casa. Nos costó 32 dólares australianos en billete de sólo ida. La distancia desde la estación a la casa no era muy larga, pero era casi toda cuesta arriba y con las maletas ha sido algo incómodo.

En el bed and breakfast nos recibió Anne que es un encanto de persona y que nos ha hecho sentirnos como en casa. Nos dio a elegir entre dos habitaciones, una con baño spa y la otra con ducha. Nos decidimos por la habitación con ducha porque nos pareció mucho más práctica para nosotros. Una vez dejamos nuestras cosas, Anne nos estuvo explicando lo que podíamos hacer por Brisbane.  Le comentamos que habíamos pensado ir al Koala Sanctuary y ella nos explicó que se podía ir de dos modos, en barco, opción que ella nos recomendó, o en autobús. El problema es que para coger el barco había que madrugar mucho y la verdad es que no nos apeteció levantarnos tan pronto. Así que decidimos no ir y, si después nos daban ganas de acercarnos, siempre podíamos ir en autobús.

Nuestro primer paseo por la ciudad nos ha bastado para decidir que Brisbane nos ha gustado más que Melbourne. La ciudad nos atrapó desde el principio. Las calles están muy animadas y por la ribera del río hay muchos cafés y restaurantes con la gente tomando algo después del trabajo. El sitio es muy bonito para pasear o hacer deporte y desde el río se divisa el precioso skyline de la ciudad. Una de las cosas más curiosas para nosotros han sido las Beach Street.  Son piscinas emulando unas calitas de playa con arena y todo.

Southbank

La zona en la que se encuentran se denomina South Bank donde hay muchas actividades al aire libre y muchos bares.  En nuestro primer paseo pasamos por la ribera del río bordeando toda la zona financiera, el jardín botánico, cruzamos al South Bank, volvimos a cruzar el río para ir al centro donde cenamos y después volvimos a casa. Cenamos un fish and chips y algo parecido a la langosta que se llama Moreton Bay Bug.  No se si sería el hambre pero todo estaba delicioso.

Brisbane (día 2)

Teníamos previsto ir al Koala Sanctuary pero al final decidimos no ir porque, al estar bastante lejos, nos iba a llevar toda la mañana y la ciudad nos gustó lo suficiente como para que nos apeteciera quedarnos por aquí. De todos modos, hemos visto muchísimos koalas en todo el viaje y lo más curioso de este sitio es que puedes cogerlos en brazos y ninguno de los dos teníamos intención de hacerlo.

De todos modos nos levantamos muy temprano. Aprovechamos para hacer un poco de deporte antes del desayuno. Es impresionante la claridad que hay por aquí a las 07:30h de la mañana que fue cuando salimos a la calle. Es la misma claridad que habría en España si fueran las 09:30h. Hemos rodeado el barrio New Farm. Como está en una colina hemos hecho muchas cuestas. Después hicimos algunos ejercicios en el jardín de Anne. Su casa es una maravilla. Tiene 5 habitaciones disponibles, 4 en la planta baja y una en la planta de arriba. Su casa está en la parte de arriba pero totalmente independiente del resto. Nuestra habitación tiene una salida directamente al jardín. El desayuno nos lo sirvió en una terraza que tiene en la planta de arriba y que da a su cocina. Teníamos diferentes cereales a elegir pero no los tocamos porque preferimos lo que ella nos preparó. Para empezar nos puso un cuenco de fruta con yogur además de zumo de manzana y de naranja.  También nos ofreció té o café y a elegir entre huevos revueltos, tortilla, huevos benedictinos o panqueques con fruta.  Mientras desayunábamos hemos estado charlando con ella de un poco de todo. Nos ha dado indicaciones de las cosas que podíamos hacer por allí y de dónde podríamos cenar.

Volvimos a los jardines botánicos y al South Bank. Al lado de la Universidad nos tomamos un zumo en Boost rodeados de estudiantes ¡qué buenos tiempos!.

boost

Volvimos a las Street Beach y vimos a la gente disfrutar de un fabuloso día tomando el sol y bañándose. Pasando por la zona vimos una hamburguesería que nos llamó la atención (American in Noosa). Podemos casi afirmar que han sido las mejores hamburguesas que hemos comido nunca. Nos pareció algo pronto para almorzar (las 13:30h) pero así nos podíamos ir adaptando a los horarios de aquí.

Escultura en Brisbane

A continuación nos dirigimos al centro (CBD) y paseamos por las tiendas y los centros comerciales.  Donde nos encontramos una máquina que vendía plátanos.  O_o.

Máquina expendedora de Plátanos

Cuando nos cansamos de tiendas nos fuimos al río a coger el City Cat, un catamarán que hace de autobús para los ciudadanos, para dar una vuelta por el río y ver la ciudad desde otra perspectiva. Nos ha costado 11,20 AUD y hemos estado más de hora y media.

Brisbane from citycat

Hemos hecho muchísimas fotos de las vistas y con diferentes luces ya que lo cogimos por la tarde y pudimos ver la puesta de sol desde allí. También notamos muchísimo la bajada de temperaturas.Nos bajamos en Teneriffe que es otro barrio pero tan sólo es residencial. Es algo oscuro. Está justo al lado de New Farm.

Para cenar nos fuimos al restaurante himalayo (Himalayan Café) que Anne nos recomendó. Incluso pedimos lo que ella nos había dicho. La curiosidad de este restaurante, y que vimos después en muchos otros, es que ellos no pueden venderte bebidas alcohólicas pero permiten que tú lleves tu botella de vino para tomarla allí, aparte de que venden un plato de gambas con leche de coco, muuuuy típicos del Himalaya.

4 Comentarios
  1. 14/06/2017

Nos gustan los comentarios. :)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Para comentar acepta la política de privacidad.