Cataratas del Niágara – Vuelta por EEUU dia 4

Las cataratas del Niágara son el objetivo de este día.    Con el olor del tabaco en los abrigos, dejamos la llave de la habitación del Economylodge en busca de un sitio para desayunar. Nada más salir de allí a 200 metros estaba el John Bigs, un sitio donde solo dan desayunos y comidas y nos pusimos hasta las botas con unos huevos benedictinos y unas “tortitas” con chocolate y salchichas que nos quito el hambre hasta las 6 de la tarde.

Cataratas del Niagara desde el lado Estado Unidos USA

 

El camino hasta las Cataratas solo tuvo de destacable que nos llovió para inundar Málaga 3 ó 4 veces, miento si hubo algo que resaltar conforme íbamos llegando empezamos a ver gente con cartelitos en contra del aborto, la gente se tiene que aburrir un montón para pasar un domingo con frío al filo de la carretera.

La situación de las cataratas es curiosa, están en terreno americano casi enteras pero desde donde mejor se ve es desde el lado canadiense. Además han cuidado mucho mejor el entorno haciéndolo parque natural y enfrente tienes unas Vegas con rascacielos y casinos.

Nosotros paseamos por la zona Yanki, nos acercamos, nos mojamos y nos fotografiamos y después cruzamos el puente Rainbow. Allí un carapartia canadiense nos hizo el padrón para 30 minutos escasos que pasamos allí. El tío fue bastante desagradable y borde.

Cuando hicimos las fotos de rigor, regresamos por el coche pagando los correspondientes 50 centavos en 2 monedas de 25 que nos pedían para poder abandonar el país. En USA nos hicieron otra vez las preguntitas de rigor, pero de una forma mas amable.

Cataratas del Niagara

Se ven muchísimo mejor desde el lado canadiense pero verlas y acercarte a las cataratas del Niágara desde los Estados Unidos es alucinante, ademas los alrededores lo han hecho parque natural y esta muy bien,en cambio los cara partia de enfrente han montado las Vegas y es horroroso.

Nos comimos un combo de entrantes en el Hard Rock de Niágara Falls y salimos hacia Washington.   Al GPS se le fue la pinza. Nos equivocamos dos o tres que nos hizo perder una hora.

A Manmely no le sentó muy bien la comida-merienda y a las 2 horas de salir tuvimos que hacer una parada de emergencia para soltarlo, lo curioso es que estábamos en una carretera perdida en mitad de un bosque y no tardó un minuto en aparecer un poli a preguntar si necesitábamos ayuda.

Continuamos nuestro recorrido por carreteras inhóspitas, llenas de mapaches espachurrados e incluso un par de ciervos destrozados. Paramos a dormir en un Hamptons Inn en Dubois que resultó ser espectacular por el precio que pagamos. La cena si que fue especial un par de salchichas secas de la máquina de vending con 2 galletitas con queso y 3 donetes.

2 Comentarios
  1. 07/10/2009
  2. 07/10/2009

Nos gustan los comentarios. :)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Para comentar acepta la política de privacidad.