Cracovia: Visita a las minas de sal de Wieliczka

El plan original de nuestro viaje a Polonia no era empezar visitando las minas de sal de Wieliczka sino visitar Auschwitz camino de Wroclaw (Breslavia) pero los precios de los hoteles en esta ciudad polaca se habían aumentado considerablemente.

Llegamos temprano por la mañana a Cracovia y nuestro vuelo a Varsovia salía a las 21:20 así que pensamos que podríamos aprovechar ese intervalo de horas (casi 12) para hacer una excursión e introducirnos en el interior de la tierra.  En una entrada anterior os contamos como ir a las minas de sal desde Cracovia y así os ahorramos la lectura en ésta.

Cuando estuvimos nosotros (Junio/Julio 2016) no había consignas en el aeropuerto de Cracovia porque estaban de obras. Nos tuvimos que ir con el trolley de excursión.

Con nuestra maleta de excursión por Polonia

Nada más llegar a la estación para coger el tren nos dirigimos a un expendedor automático de billetes, intentamos pagar con tarjeta pero no nos lo permitía porque el importe era muy pequeño.  Pensamos, pues nada, pagamos con efectivo y de paso cambiamos un billete de 50. ¡Sorpresa!, tampoco pudimos porque la máquina decía que el billete era demasiado grande.  En ese momento vimos pasar a una señora con un pañuelo de la compañía de tren y nos dijo que podíamos pagar dentro del vagón sin problemas, menos mal.  Ya me veía volviendo al aeropuerto a comprar cualquier cosa para cambiar un billete.  Por cierto, el precio es de 11 PLN (menos de 2 euros).

El tren es cómodo y espacioso.  Fue divertido ver como el bolso de Manmely se deshacía, jajaja. La pobre acabó con trocitos blancos por todos los lados.  Menos mal que la mochila que llevamos iba vacía y pudimos meter sus cosas.

Visita a las minas de sal de Wieliczka

En poco más de una hora ya estábamos en el destino, además no te puedes equivocar porque allí termina la línea.  Desde la estación se ve el edificio desde donde se entra a las minas de sal.

Entrada a las minas de Sal de Wieliczka

Hacía muchísimo calor y nada más llegar nos dimos cuenta que tenían un espacio para guardar maletas y mochilas de los turistas para que no carguen durante el recorrido por el interior con ese peso.  Os recomendamos que dejéis todo lo que podáis porque el paseo es largo y se bajan muchas escaleras.  No os olvidéis algo para el frío, dentro la temperatura ronda los 14ºC.

La visita siempre es guiada.  Si quieres que la guía hable en un idioma en concreto tendrás que revisar en el panel informativo cuando es el tuyo y comprar el ticket para ése en concreto.  Nosotros no queríamos esperar 2 horas a que fuera en castellano y preferimos entrar en italiano en sólo 30 minutos.  La verdad es que nos enteramos bastante bien y así aprendimos palabras en italiano.  En polaco y en inglés hay cada hora así que si dominas alguno de los dos idiomas lo tendrás más sencillo.

Durante el recorrido te van explicando cuándo y cómo se descubrió la mina de sal, la forma de explotación de la misma, cómo influyó en la economía de la zona  e incluso cómo se convirtió a lo largo de los años en una atracción turística visitada por reyes y famoseo de distintas épocas.

Bajas hasta 135 metros de profundidad, recorriendo pasadizos, lagos  y cámaras.  Nada más entrar reparten unos auriculares para que escuches bien a la persona que te guia por el interior. Por supuesto, que nos tocó uno roto, concretamente a Manmely. Empezamos a bajar por unas escaleras de madera que parecía que no terminaban nunca. Cuando conseguimos reunir al grupo completo ya estábamos a más de 60 metros.

Primer tramo de escaleras de las Minas de Sal de WIELICZKA

Y empieza el recorrido, los pasillos están cubiertos con madera que tiene más de 400 años y por acción de la sal están conservados perfectamente.

Madera conservada por la sal

Durante la visita, pasas por diferentes cámaras decoradas con estatuas hechas con la misma sal que se extrae en Wieliczka.

Mitología Polaca

Es muy interesante porque mediante esculturas, estatuas y maniquíes explican cómo trabajaban y sacaban las rocas de sal para procesarlas en el exterior.

Mineros

Te puedes hacer una idea muy clara de lo dura que tenían que ser las condiciones de vida. Tenían ascensores movidos por tracción animal o humana, los pobres caballos una vez que entraban en la mina se pasaban toda su vida en el interior sin volver a ver la luz del sol.

Incluso una versión de los enanitos de Blancanieves, hay un fallo. ¿Quién se de cuenta?.

Enanitos en la mina de sal

Lo más espectacular es una iglesia completamente tallada en las paredes de sal con enormes lámparas de…. ¿Adivináis?.  Sí, de sal.

Interior de la iglesia totalmente tallada en sal

Al altar no le faltaba un detalle.

ALtar de la catedral bajo tierra

Las paredes también están labradas con escenas de la biblia, al igual que el altar.

La sagrada cena en piedra de sal

Y por supuesto, una estatua de Juan Pablo II.

Juan Pablo II Versión Salina

Por cierto, para hacer fotos a la Iglesia tendrás que pagar 10 PLN.

Para terminar te dejan en la tienda, que no puede faltar y en una zona donde tienes más libertad.  Vimos una película con la historia de la mina de sal de Wieliczka en un cine 5D (No sólo era 3D, además tenía aire y movimiento) que fue muy divertido e interesante.  Por si os interesa, también tienen un salón para celebrar bodas y un bar.

Salón de bodas bajo tierra

Os estaréis preguntando, que si hemos ido bajando poco a poco cómo íbamos a subir.  Pues en un montacargas  súper ultra rápido donde sólo caben 12 personas, muy muy apretadas.   Al entrar empiezan las sonrisas nerviosas pero cuando arranca y coge velocidad se le cambiaba la cara a más de uno.

Montacargas para salir de las minas de Sal

Después de tres horas paseando bajo tierra salimos con algo de hambre y justo enfrente había un kiosco donde tenían pierogis, es un plato típico polaco de pasta relleno de diferentes viandas, y decidimos que era el momento de probarlos.  Nos gustaron bastante para ser los primeros que comimos.

Paseo por Wieliczka

Como teníamos tiempo de sobra para volver al aeropuerto decidimos dar un paseo por este municipio.

Parque Juan Pablo II

Empezamos por el parque Juan Pablo II, está justo enfrente de la mina así que no tiene pérdida y fácilmente identificable por la estatua del famoso Papa polaco.

Visitamos también una iglesia que nos impresionó por su interior y lo fresquito que se estaba dentro, no esperábamos una iglesia así.

Interior de Iglesia en Wielczka

Los polacos son muy católicos por lo que son muy respetuosos con sus edificios y tradiciones.

Estaba cerrado y no pudimos entrar, tampoco sabemos si se puede, pero había un edificio que servía como administración de la mina que estaba fortificado y amurallado.  Nos resultó bastante curioso.

Edificio amurallado

También es muy curiosa la plaza principal del pueblo (Wieliczka) donde han dibujado en el suelo como si le hicieran un corte en la tierra y vieras lo que hay debajo.  Si te que lo colocabas en un punto en concreto, tienes una visión desde arriba y en 3D de las minas que has visitado.

Final del día

Me gusta estar con tiempo en los aeropuertos, soy así, no me importa estar 3 horas antes si me aseguro que no pierdo el avión.  Así que volvimos pronto a la estación y el tren se retrasó media hora, menos mal que fuimos con tiempo de sobra.  Cuando Manmely vio que el avión era de hélices no le hizo mucha gracia pero el vuelo fue estupendo y llegamos en hora a Varsovia.  Llegar al hotel fue bastante fácil porque un autobús nos llevó a la estación de tren y desde allí al hotel fue un paseo andando.  Acabamos cenando los bocadillos que nos hicimos para el primer avión y así terminó nuestra visita a las minas de sal de Wieliczka.

6 Comentarios
  1. 22/09/2016
    • 23/09/2016
  2. 24/09/2016
    • 26/09/2016
  3. 25/09/2016
    • 26/09/2016

Nos gustan los comentarios. :)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Para comentar acepta la política de privacidad.