Visita a los lagos de Plitvice y paseo por Split

Quien venga a Croacia y no visite el parque nacional de los lagos de Plitvice se ha perdido el
70% de lo que es este país.  El otro 30% se lo reparten las ciudades y las playas.

 

El Hotel Plitvice, está a 500 metros de la entrada nº 2.  La verdad es que no se comieron mucho  la cabeza a la hora de ponerle el nombre.

Hotel Plitvice en los lagos de Plitvice

Es un establecimiento que lo único moderno que tiene es el acceso a internet, por lo demás se quedaron en los 70. Tiene solo dos estrellas pero cumplió su función:  Estaba limpio, nos dieron de desayunar y pudimos ir andando a una de las entradas al parque.

Visita a los lagos de Plitvice

El parque esta compuesto de 19 lagos comunicados entre si por cascadas de diferentes alturas.

Esto está provocado por la naturaleza de las rocas que a lo largo de los años el agua ha ido moldeando.  Lo más impresionante es el color turquesa y lo transparente que es dependiendo de las zonas, además los peces no nos temen porque nunca han sido pescados y permanecen inalterables cuando pasas cerca de ellos.  Parece que están suspendidos en el aire de lo clara que está el agua.

Agua transparente en Plitvice

En la foto de arriba había 30 centímetros de agua y si miráis con detenimiento veréis los peces.

Hay varios recorridos posibles: desde la A a la K, dependiendo del tiempo que tengas y de las ganas de andar. Están indicados por carteles que encontrarás por todo el parque para que puedas ir ajustando tu energía y esfuerzo. También hay recorridos especiales para quien quiera aprender mas sobre la flora y la fauna, pero estos son bastante mas largos y escarpados.

Bosque en Plitvice

El mas corto dura 2 horas y el mas largo 8.  Nosotros escogimos uno medio,H,  que se supone que se puede hacer entre 4 y 6 horas.  Os lo recomendamos porque puedes hacerte una idea general de lo que estos lagos de Plitvice os ofrece:

Cascadas en los lagos inferiores de Plitvice

Un autobús todoterreno sube a los visitantes a los lagos superiores y después se baja andando hasta el lago central donde subes a un barquito eléctrico que lo cruza.

Lago superior de Plitvice

Lago superior de Plitvice

Cruzando el lago central en el barco eléctrico, nos contaron que era así para que ningún ruido ni contaminación pervirtieran la naturaleza.

Lago central de Plitvice

Desde el otro extremo visitamos los lagos inferiores y la gran catarata.

Cataratas inferiores de Plitvice

La gran catarata del parque

Gran catarata de Plitvice

Para poder visitar los lagos inferiores de Plitvice hay un camino construido con tableros sobre ellos, si no se tardaría una barbaridad en poder visitarlos.

Lagos de Plitvice

Todo lo que se baje después hay que subirlo,  así que tuvimos que subir hasta  la estación 1 donde vuelves a coger otro autobús hasta el lugar donde se inicia el trayecto. El esfuerzo merece la pena porque conforme vas subiendo a la estación puedes hacer unas fotos preciosas de los lagos inferiores.

Fotos desde el camino al a estación en Plitvice

Camino de Split

Cuando terminamos cogimos el coche y nos fuimos camino a Split, con la idea de parar a comer por el camino. Como nos pegamos un mega desayuno no teniamos hambre, asi que con un café y un dulce llegamos a nuestro destino.

En la guía Lonely Planet de Croacia, recomiendan la agencia de viajes Daluma, y nosotros también. En 10 minutos ya teníamos una habitación alquilada para dos noches en una casa protegida por la Unesco (Damira Rooms) a 5 minutos andando del centro de la ciudad, junto a un edificio acribillado a balas en la reciente guerra de los Balcanes, esas cosas impresionan y acojonan en la misma proporción.

Vino a recogernos a la agencia el dueño, nos dijo donde aparcar, ir a tomar algo y cenar por poco dinero, sus palabras fueron: “The place where the bus drivers have lunch”.

Para terminar el día paseamos por el palacio de Diocleciano. Nuestra idea era dar un paseo para situarnos para mañana por la mañana visitarlo en condiciones. Como os suponeis lo vimos casi entero.

De lo mejor que hay en esta ciudad, es que toman café a todas horas y tienen un montón de terrazitas donde disfrutar de un coffe with milk mirando al mar o dentro del palacio.  Como no habíamos comido merendamos una pizza pequeñita para los dos, antes de que Manmely se cayera mareada.

Estuvimos paseando, paseando y paseando hasta que nos dio hambre y fuimos a cenar al restaurante recomendado, nos comimos una pasticada (Estofado de buey con gnochis) y un risotto de calamares en su tinta, bebimos una botella de agua y una cerveza de medio litro. Lo mejor es que no llego a 30 euros.

Ya cansados de todo el día, nos fuimos a dormir.

2 Comentarios
  1. 06/10/2010
  2. 11/10/2010

Nos gustan los comentarios. :)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Para comentar acepta la política de privacidad.