Egipto dia 8: Cairo El Barrio Copto y Khan el-Khalili

Hemos andado hoy lo que no lo habíamos hecho en estos días.

Nuestra intencion era ir en metro desde la plaza Tahir al Barrio Copto. Entramos en la estacion, compramos nuestro tickets (con timo incluido, seguro) y nos vamos al anden. Cuando vimos que la gente sujetaba las puertas del tren para evitar que pillara a la gente y a un tio con la pierna fuera pegando tirones para meterla dentro, se nos quitaron las ganas de cogerlo. Nos dimos la vuelta y andamos más que Marco buscando a su madre.

Desde la plaza a Mari Girgis (esta es la parada en la zona cristiana) son solo cuatro, pues nosotros estuvimos andando casi 2,5 horas, eso hizo pensarnos pillar el metro a la vuelta.

El Barrio Copto, esta rodeado por una muralla que lo separa del resto del Cairo, en las puertas hay policia turistica pidiendo datos y identificacion a quien veian un poco raro (si no eras turista, vamos). Alrededor hay varias mezquitas que ponen a toda caña cuando llaman al rezo.

Tambien hay un cambio enorme en lo referente a la limpieza. Pasas de un barrio marginal (como todo el Cairo,menos donde estan los hoteles de lujo) a una calle normal y corriente de cualquier ciudad europea media. No hay papeles en el suelo, la basura no se agolpa en cualquier hueco, las calles no tienen agujeros, las aceras existen y tienen una altura normal.

Esta zona se visita en un rato, hay varias iglesias, todas ortodoxas, una sinagoga que ya no se utiliza como tal y un museo.

Hay dos de ellas dignas de ver, aunque por lo cerca que estan una de otras es tonteria dejarse alguna sin visitar. Todas tienen la misma estructura con unos paneles bellamente labrados y con incrustaciones de marfil tapando el altar. La iglesia colgante se llama de esta manera por que esta construida sobre las columnas de la antigua fortaleza de Babilonia y se puede observar desde dentro por unas ventanas en el suelo, ademas en la entrada hay una tienda de discos (¡¡¡OMG!!!) en la de San Sergio, hay una pequeña capilla que se supone que es donde vivian Jesucristo, la mama, el cornudo y la burra cuando estaban en la ciudad.

Las demas ni fu, ni fa,y la sinagoga es sencilla con un pequeño atril en alto para poder leer la tora y sillas alrededor.

El museo esta muy bien montado y es de las pocas cosas adaptadas para minusvalidos. En Saqqara nos volvimos locos buscando ruinas del convento de St. Jeremias, pero resulta que todo lo interesante se lo han traido a este recinto, en la exposicion tienen tambien el que supone que es el libro mas antiguo del mundo con 1300 años, asi como evangelios coptos escritos en arabe. Es un lugar recomendable si vas a estar por esa zona.

Comimos en un pequeño restaurante. Nos sirvio falafels con salsa Tahina a un precio razonable. El chaval lo hacia todo, cocinaba, atendia las mesas, fregaba y encima nos regalo un botellin de agua.

Nos armamos de valor para salir del Barrio Copto. Entramos en la estacion del metro y vimos que habia 3 ó 4 personas, en ese preciso instante decidimos cogerlo de vuelta. La salida fue bestial, algunos empujaban para dentro, otros lo haciamos hacia fuera, casi me dejo la mochila dentro. Al final felices conseguimos llegar al hotel.

Al rato ya estábamos otra vez en la calle. Objetivo: Khan el-Khalili, el gran mercado.

En el mapa parece que esta cerca, que lo esta, pero si coges la calle equivocada andas un poco mas y entras por el mercado de los mercaderes y por el mercado de ellos. Tambien paseamos por la calle de los talleres de coches, todo lleno de grasa, todo el mundo manchado de negro, fue divertido.

En el mercado acabamos, diciendole a la gente, que no queriamos nada y que estabamos cansados. Es la primera vez que me agarran de un brazo para obligarme a entrar a una tienda. Os recomendamos que visiteis la tienda de Jordi, tiene precios fijos y no hay que discutir. Tienen absolutamente de todo lo que os querais llevar de recuerdo. Estaba completamente llena de españoles comprando.

Para volver al hotel, empezamos a andar y a todos los policias que les preguntabamos nos decian: «Taxi,taxi». Bueno, paramos uno, le decimos la direccion y resulta que no nos entedemos. Seguimos a pie, le preguntamos a otro poli y este nos repite la cantinela, le explico que no nos cogen. Entonces el tio para a un chaval y le dice que nos busque uno. Al final, termino parando dos taxis, hasta que llego a un buen trato, nos acompaño hasta nuestro destino y nos dio su telefono por si nos volvia a hacer falta, por supuesto se llevo su propina.

Esta noche ni cenamos de lo cansados que estabamos, sobre todo mentalmente, la lucha en el mercado fue encarnizada.

6 Comentarios
  1. 15/10/2008
  2. 15/10/2008
  3. 16/10/2008
  4. 16/10/2008
  5. 16/10/2008
  6. 19/10/2008

Nos gustan los comentarios. :)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Para comentar acepta la política de privacidad.