Estambul – Guía para ir a la iglesia de San Salvador de Cora (KARIYE CAMII)

Nos ha costado una barbaridad, empezar el día. El baño turco sigue haciendo de las suyas.

Ya hemos visto todo lo que queríamos ver.  Podíamos ir e Eyub, pero esta donde el sultan Ahmet perdió el mechero, buscamos algo mas cerca y encontramos la iglesia de San Salvador in Chora (KARIYE CAMII).

Para llegar tuvimos que coger el tranvía en la puerta del Gran Bazar hasta Yusufpaça, hemos andado 800 metros, hasta la parada del metro de Aksaray, desde allí hasta Ulubatli.

Metro para ir a San Salvador de Cora

Nos ha pasado una anécdota graciosa porque no teníamos claro donde bajarnos para coger el metro.  Le pregunté con el mapa al señor que tenía más cerca dentro del vagón y al darse cuenta que no nos entendíamos grito algo en turco.  Entonces un chaval que tenía detrás mía me preguntó en castellano: ¿Os puedo ayudar?. Y de esta manera nos enteramos cual era nuestra parada.

Cuando salimos de la parada, nos situamos y vimos que estábamos bastante lejos todavía.  Como teníamos la muralla de la antigua ciudad de guía, la seguimos por dentro hasta que nos dimos cuenta que habíamos descubierto otro de los barrios buenos, buenos de Estambul.

Barrio

No fue difícil llegar a esta conclusión cuando vimos los escombros y  a varias mujeres, charlando de sus cosas sentadas al lado de la carretera en sillas destartaladas y medio desnudas, esperando a coches y camiones que amablemente se paraban a hablar con ellas y se las llevaban de paseo.

Al ver el ambiente, cruzamos la muralla.  El otro lado era una avenida, solo coches, pero sin gente rara.

Vimos a otros 5 turistas que iban muy decididos, con un autóctono que pensamos iban al mismo sitio que nosotros, los seguimos y al final tuvimos suerte.  Si no habrías visto otra cosa.

Tardamos unos 40 minutos en llegar desde la parada de metro.

Iglesia de San Salvador en Cora

La iglesia de San Salvador de Cora es una mezquita-iglesia-museo que lleva construyéndose y reconstruyéndose desde el siglo IV.   Es pequeña, pero dentro tiene unos frescos y mosaicos pre bizantinos preciosos, donde explican la vida de la virgen Maria y la de Cristo.

Interior de San Salvador de Cora

Cristo y los apóstoles en San Salvador de Cora o Kariye Camii

San Salvador de Cora

Esta bien, pero ir al cuarto pino y perder una mañana en esto no merece la pena, si vas a tener pocos días para visitar Estambul.

Para bajar no hemos cogido el metro, bajamos por  una calle ancha y tiramos en busca del tranvía.  Pasamos por varios tramos, el mas impactante, uno estaba lleno de tiendas con vestidos de novia, de todos los gustos y colores, si colores, incluso algunos con pañuelo capilar incluido.

Vestido de novia turco

Kebaps listos para su preparación

Tienda de Baklava. Dulces típicos turcos

Por lo demás, era una calle comercial de barrio, como las que podemos encontrar en cualquier ciudad. Con tiendas de alimentación y kebaps ya preparados.

Tranvía en Estambul, una buena forma de moverse

La vuelta fue mas sencilla, no tuvimos que preguntarle a nadie como ir, nos subimos a nuestro tranvía hasta Sultanahmet, volvimos disfrutar de la vista de la mezquita azul y Santa Sofia, una frente a la otra.

Paseamos por allí, por el hipódromo y comimos los típicos bocadillos de kebap de pollo con un refresco (3,5 YTL, 2 €).  Usan unas barras de pan de corteza blanda, para hacer los bocadillos, no pan de pita.

Un paseo por el hipódromo

Nos dimos cuenta, que no habíamos visto, ni la tumba del sultan Ahmet, ni la otra cisterna, la llamada de las 1000 columnas, aprovechamos la tarde en las dos cosas, tomándonos un te dentro de la cisterna.

La otra cisterna de Estambul

Solo lleva un par de años abierta porque antes lo usaban los vecinos de basurero.   Han tardado 7 años, en sacar toda la porquería.

Representación de como era el hipódromo en su esplendor.

Maqueta del hipódromo de Estambul

Después, volvimos al hotel, y nos enteramos del derrumbe que había ocurrido en Estambul

Tranquilizamos a la familia y terminamos el día paseando por las calles cercanas.

Cerca del hotel, hay un pequeño restaurante que se llama Izmir, esta en una calle perpendicular a la calle Yeneriçeler.  Hemos cenado en el local 3 veces, la familia que lo lleva es simpatiquísima, incluso la madre y un camarero que solo hablan turco.

Ayçen, así se llama la hija, habla un poco castellano, pero le pone muchísimas ganas. Si alguna vez vais, hará todo lo posible para comunicarse y explicaros lo que preguntéis sobre la comida o sus costumbres.

Su padre, Mustapha habla ingles, así que no tendréis ningún problema para pedir.

Os recomiendo el doner iskender, tiras de ternera al estilo turco con salsa de tomate, sobre cama de taquitos de pan y acompañado de yogur. De entremeses, una ensalada de yogur, ajo, berenjena y pimienta y de postre un te de manzana.

Esta será la ultima anotación, mañana salimos de vuelta.

6 Comentarios
  1. 16/04/2015
    • 16/04/2015
  2. 16/04/2015
    • 16/04/2015
  3. 17/04/2015
    • 17/04/2015

Nos gustan los comentarios. :)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Para comentar acepta la política de privacidad.