El templo dorado Kinkanku ji, el templo plateado y el paseo del filósofo en Kyoto

Hoy ha sido un poco más tranquilo, hemos sacado una tarjeta para el autobús, para usarlo todo el día. Nos ha costado 500 yenes, teniendo en cuenta que cada viaje son 220, nos hemos ahorrado un pastizal.  Hoy veremos el famoso palacio dorado Kinkanku ji.

El templo dorado Kinkanku ji, el templo plateado y el paseo del filósofo en Kyoto Pinterest

El transporte es muy, muy caro, en cambio, la comida es barata, hoy hemos comido por 1750 yenes, y nos ha sobrado comida, os pongo una fotillo para documentarlo.  Son dos menús completos.  El sentido de la estética que tienen se refleja incluso en la comida.

Como el Kyoto Garden hotel esta cerca del castillo de Nijo, es lo primero que hemos hecho esta mañana, realmente, no tiene pinta de castillo, si no de palacio.

Castilo Nijo

Son varias estancias unidas por corredores cerrados. Lo más curioso del complejo, es que tiene varias salas con maniquíes representando lo que se hacia en esas habitaciones, también son muy bonitos los paneles pintados y el suelo, que es del tipo ruiseñor, para que por la noche si se colaba alguien sonará el suelo como si cantaran esos pajarillos. Esta rodeado por un jardín precioso, en medio, hay una casa de te, que por 700 yenes, te dan un pastelito y un cuenco de te, hecho al estilo tradicional.

Ceremonia del Té

Jardín del castillo de Nijo

Desde aquí cogimos un autobús hasta la zona del templo dorado (Kinkanku ji).  Merece la pena perderse por los los jardines que hay alrededor porque son preciosos.  En algunos casos como el Castillo Nijo los jardines hacen sombra al monumento que rodean, pero en este caso  no es así, el templo es espectacular.

Palacio Dorado Kinkanku ji,

Después de esto, los demás templos, nos impresionaron bastante menos.

Cerca, a unos 25 minutos andando ó 10 en autobús, está Ryoan ji, donde según los que entienden está el más perfecto jardín Zen, pero la verdad, a mi me parece unas piedras con grava alrededor.  Supuestamente no se pueden ver todas las piedras grandes que lo componen a la vez y después de un rato pensamos que era así y nos fuimos.

Ryoan ji

Tener a la vez a 50.000 personas a la vez puede que influyera en mi percepción de paz y tranquilidad que supuestamente transmite.

En la misma puerta, está la parada que nos lleva donde tenemos que coger otro autobús hasta el templo plateado.

Palacio Plateado, Kyoto

Una vez, visto el primero, esto en si no parece importante, pero para los japoneses si lo es, porque la mayor parte de su cultura, como la ceremonia del té, la música y el arte tradicional se perfeccionaron en este recinto.

Este templo, marca el inicio del paseo del filosofo, que lo usaban los monjes en sus meditaciones, alrededor de todo su recorrido, se pueden visitar varios templos, hay un montón de tiendecitas y cafeterías.

DSCN5092.JPG

Los japoneses tienen la costumbre de vestirse sus mejores galas en cuanto pueden, sabemos que la foto esta movida pero es que eso de ser paparazzi lo llevamos muy mal.

Japoneses Kimono

Os recomiendo hacerlo desde el templo plateado hacia Nanzen ji, que es dirección Norte-Sur, y es bajando, porque si lo hacéis al revés, vais a sudar bastante.

Cuando estéis al final, os recomiendo visitar la zona de Gion y Pontocho, que es la zona de las Geishas, esta tarde noche estaba muy animada, había un montón de gente paseando y buscando donde cenar

Al doblar una esquina nos encontramos con esto, y le tiramos una fotillo.

Dicen que es difícil verlas, pero entre ayer y hoy, habremos visto unas diez.

Para terminar, os cuento, lo que hemos podido observar de la gente.  Los jóvenes tienen una forma peculiar de salir, aunque supongo, que al final acabarán en bares y discotecas.

Hemos acabado jugando en unos recreativos, a las máquinas de las monedas de los casinos.

Máquina recreativa Japón Kyoto

Esas en las que van descendiendo hasta una plataforma móvil, van empujándose unas a otros y cayendo poco a poco para que las recojas pero como el juego en Japón está prohibido, juegan con medallas, que es dinero.  Las medallas son exclusivamente para esas máquinas y de esa marca.

El sitio estaba hasta arriba de gente jugando, haciéndose fotos para después hacer pegatinas purikura y jugando a recreativas.

Hemos cenado unos yakitoris (pinchos de pollo), en un sitio bastante divertido y genuino.

Yakitori

De vuelta al hotel, hemos encontrado en la ribera del rio Kamo, el botellón Kyotiense.

No hacen ruido, no dejan mierda, ellos se lo guisan y se lo comen, y no protesta ningún vecino.

Hoy tocaba volver andando al hotel, y ya estamos que nos caemos que desde que vimos Kinkanku ji han pasado muchas horas.

Contestando varias preguntas a la vez de la entrada anterior:

Si, son simpáticos, se esfuerzan todo lo que pueden hablen o no ingles, y te dan toda la ayuda que pueden.

A mi me parece todo carísimo y a Mari Carmen baratísimo, es curioso el tema.

Otra cosa curiosa, las japonesas no saben andar con tacones, ni combinar el bolso con los zapatos (esta ultima apreciación no la he hecho yo,jeje), son muy femeninas y siempre parecen Patricia Conde presentando el programa, muy bien arregladitas.

Matané (Nos vemos)

Lee nuestro diario anterior donde hablamos del Palacio Imperial, Fuji Inari y Nara o el siguiente de nuestro viaje en Tren Bala hasta Tokyo.

8 Comentarios
  1. 05/10/2007
  2. 06/10/2007
  3. 06/10/2007
  4. 06/10/2007
  5. 06/10/2007
  6. 06/10/2007
  7. 06/10/2007
  8. 07/10/2007

Nos gustan los comentarios. :)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Para comentar acepta la política de privacidad.