Japón día 9 y 10:Ryogoku y vuelta a casa

Ya hemos vuelto.

Ayer teníamos pocas ganas de escribir, entre el viaje y recoger estábamos un poco cansados.

El último día en Japón, estuvimos dando un paseo que fué muy divertido.

El barrio de Ryogoku, tiene la peculariedad de que reune a todos los beyas (según la traducción los establos) donde entrenan y viven los luchadores de sumo, entran cuando tienen 15 años, trabajando para los habitantes mas antiguos del establecimiento, y no saben cuando volverán a ver a sus padres.

En esta zona, también hay dos museos el EDO Tokyo y el del Sumo.

El primero, está construido, de una forma diferente a como se acostumbra. Dentro hay reconstrucciones de edificios completos, maquetas y vehiculos, en los que puedes entrar, tocar y subirte. Un puente, imitando uno de madera de la edad media japonesa, nos abre las puertas a la exposición, caminando por la zonas marcadas se avanza desde la el medievo hasta fotografias y objetos de los bombardeos de la segunda guerra mundial.

Otra cosa curiosa, es que entras por la sexta planta y vas descendiendo.

El del sumo, es muy sencillo, pero como es gratis, pues merece la pena.

Esto es lo que vais a ver, son los taparrabos de los campeones mas representativos de los últimos años, asi como fotografias y retratos a pintura de ellos.

Pero lo mejor de este barrio es cruzarse con ellos por la calle.

Menos mal, que he perdido kilos que si no, me confundía con uno de ellos.

Para terminar el dia, acabamos en …..

Akihabara.

Como no podía ser de otra manera, el paseo final fué rodeados de tecnología.

Nos quedaba por comprar un par de cosas, para aprovechar el viaje.

Este lugar es de tentación constante, cuando no ver Vaios de 10 pulgadas de segunda mano por 15.000 yenes, ves los telefonos con televisión, los videojuegos a mitad de precio (por ejemplo Halo 3 en España, 69.90, en Japón desde 4.500 yenes (24 € mas ó menos)), psp, nds lite, ps3, Xbox 360, comics, figuras,…. Es para ir a verlo, y muchisima gente.

Os pongo una foto de uno de los centros comerciales.

De este estilo, hay 5 ó 6 e incluso más grandes como el Yodobashi, pero las que molan solas tiendas en los edificios, algunos con 7 ú 8 plantas y en cada una de ellas tiendas de diferentes tipos.

Como resumén, os podemos decir, que Tokyo, es un gran centro comercial que no para.

Del viaje de vuelta poco os podemos contar, que son muchas horas, pero con las peliculas, los cacharritos que llevabamos y un libro, no se hace muy pesado.

Por cierto, el libro que he leído es «El imperio de los dragones» de Valerio Massimo Manfredi, totalmente recomendable.

Muchas gracias a todos por seguir el diario de este viaje en whattimesailing.

A partir de la semana que viene, iré escribiendo sobre las cosas curiosas o raras que hemos visto en nuestro viaje.

3 Comentarios
  1. 14/10/2007
  2. 16/10/2007
  3. 16/10/2007

Nos gustan los comentarios. :)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Para comentar acepta la política de privacidad.