El museo del Alzamiento de Varsovia y el palacio real que no visitamos

En nuestra planificación, para el día de hoy tocaba visitar el museo del alzamiento de Varsovia y el palacio real (castillo).  El desayuno fue de lujo, además hemos cogido un par de vasos de cartón para prepararnos un té mañana por la mañana ya que nos espera otro madrugón para ir al aeropuerto.

No te pierdas las ofertas en Varsovia, aprovecha y reserva ahora.

MUSEO DEL ALZAMIENTO

Hemos ido al museo del alzamiento que se ubica en el lugar donde estaba el gueto judío, como fue derruido no queda nada de él. Se encuentra un poco alejado del centro y de las zonas turísticas.

La organización del museo es nula por lo que es un poco caótico.

Interior del museo del alzamiento de Varsovia

No parece que haya un orden lógico pero es cierto que nos ha resultado muy interesante porque explican toda la historia de Varsovia y describe los horrores de la guerra y lo que sufrieron sus habitantes primero con los alemanes y después con los rusos.
La hoz y el martillo
La mayoría de la exposición del museo está creada en torno a los rebeldes que dieron su vida por la revolución y la resistencia.

Los aliados suministraban armas, alimentos y objetos de primera necesidad mediante estas vainas que tiraban desde aviones.

Suministros en la segunda guerra mundial

La siguiente imagen muestra documentos reales de personas que fueron encarceladas o fusiladas.

Museo del Alzamiento

El símbolo de Varsovia es una sirena y crearon una estatua con la cara de una de las mujeres que lucharon en la resistencia.

Sirena de VArsovia

El museo es bastante completo con vídeos, fotos, objetos, armas y maquetas. Muy interesante.

Armas de la segunda guerra mundial

Justo al lado de los baños, había unos túneles que simulaban cómo los niños repartían información y suministros entre los que componían la resistencia.

Túneles que simulaban las cloacas de Varsovia

En la entrada al museo a Ismael le ocurrió algo que era la primera vez que le ocurría y que le dejó impresionado. Entró al museo del alzamiento un grupo de políticos con su correspondiente seguridad.  Cuando Ismael los vio, intentó apartarse pero justo cambiaron el rumbo y se encontraron de frente con él y un guardaespaldas de 2 x 2 lo desplazó «amablemente» con un brazo.

Aunque hayamos visto infinidad de documentales y películas, ver los horrores de la holocausto en el mismo lugar donde ocurrieron no deja de estremecerte.  La forma que tenían de tratar los cadáveres de personas como si fueran animales o peor aún como objetos sin valor. Algo surrealista.

A salir del museo y coger rumbo al centro nos encontramos con un trozo del muro del Gueto que creíamos que no íbamos a poder ver.

Muro del Gueto de Varsovia

CASTILLO

En el centro nos acercamos al castillo real.

Patio de armas Castillo de Varsovia

Cuando entramos al patio de armas revisamos los folletos con lo que íbamos a encontrar dentro y decidimos no entrar, porque no es más que otro palacio con un salón de baile, las habitaciones reales y cosas así, además de reconstruido en los 80.

Otra vista del Castillo de Varsovia

Preferimos quedarnos de paseo por el centro y volver a disfrutar de las calles de Varsovia.

Para comer volvimos a entrar en un Restaurante Zapiecek. Esta vez Ismael decidió probar el gulash que se sirve con una torta de patata (una especie de panqueque), yo tomé los típicos pierogis. Esta vez rellenos de carne y champiñones y una salsa de carne.  Con una cerveza y una Coca-Cola hemos pagado 55 PLN  (unos 15 €) y nos hemos puesto morados.

Con la idea de ver el partido de la Eurocopa de España contra Italia, nos fuimos acercando a nuestro hotel en Varsovia y para hacer tiempo fuimos al centro comercial que hay justo al lado.

Centro comercial Varsovia

Allí  aproveché para comprar unos calcetines para ver si compensaba un poco el dolor de pies que me están provocando mis únicas zapatillas (es lo que tiene ir ligera de equipaje). La verdad es que algo aliviaron porque ya no me iban rozando las ampollas con el interior.  Estos zapatos me están matando lentamente.

El fútbol lo vimos en el bar del hotel en un pantalla enorme prácticamente sólo para nosotros.  El partido fue aburridísimo porque España no salió a jugar. Por supuesto perdimos por 2-0. Pero hay que reconocer que merecieron ganar los italianos.

No teníamos ganas de cenar ni tampoco teníamos ganas de estar haciendo tiempo para que nos diese hambre así que nos acercamos de nuevo al centro comercial a comprar un par de bocadillos en un Subway para cenar cuando nos apeteciera.

Mientras cenábamos en la habitación, haciendo zapping nos encontramos que estaban echando el capítulo final de la temporada 6 de Juego de Tronos y flipamos viéndolo porque la verdad es que es una pasada de capítulo.

Así acabamos nuestro día después de visitar el impresionante museo del alzamiento y pasear por las calles de Varsovia.

Si te ha gustado compártelo en las redes sociales.

 

 

Nos gustan los comentarios. :)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Para comentar acepta la política de privacidad.