Paris dia 3

Como era domingo, nos levantamos temprano temiendo un montón de gente en el museo del Louvre. Llegamos sobre las 09:30, no había nada de colas.El museo esta en un palacio enorme, es grandísimo, yo creo que hicimos tantos kilómetros dentro del edificio como el primer día andando por Paris. Siguiendo una pequeña guía que nos hicimos con nuestras prioridades, nos fuimos a ver la Gioconda, pequeño cuadro para lo que yo me pensaba, que es alucinante como te mira.

Para poder ver algo de pintores españoles había que recorrer, toda la galería de pintores italianos, había un par de murillos, algo de Goya y un Velazquez.

De camino, vimos la estatua «La Victoria de samotracia», diferentes cuadros de Leonardo Da Vinci, un par de Juan Bautista, la Virgen de la roca y un par de ellos más.

Cuando nos hartamos de cuadros, cogimos nuestra lista y elegimos buscar la Venus de Milo, que por si no lo sabéis esta rota.

Desde allí buscamos la parte dedicada al antiguo Egipto. Tienen un montón de cosas. Me ha impresionado el Escriba Sentado, una escultura con más de 4000 años, que mantiene su policromía, para los de la ESO, muchos colores. También vimos sarcófagos, figuras de dioses, de animales, momias de animales e incluso una de un humano.Siguiendo nuestra visita, dimos con las habitaciones de Napoleón III, como es de suponer, el lujo y la exageración predominan las estancias. Descansamos un poco en una cafetería dentro del museo, al precio de 4 € la botella de agua de medio litro. Nos saltamos muestras de las culturas africanas, asiáticas y cosas del estilo, dimos un paseo por la zona del renacimiento, después de 4,5 horas allí dentro y reventados nos fuimos. Al lado del Louvre, nos comimos los primeros crepes del viaje, estaban bastante buenos.

Sant Chapelle, es una pequeña iglesia dentro de la Conciergeneire que era donde metían a la gente antes de cortarles la cabeza en la guillotina. Lo curioso es que las paredes, son cristaleras espectaculares con mezclas de colores. Las diferentes vidrieras representan toda la Biblia, y en el rosetón esta el Apocalipsis.

Queríamos ir a ver la tumba de Napoleón pero como en Paris se cierra los museos a las 17:00, no pudimos ir.

Nos fuimos a pasear y a lo tonto, nos encontramos con el Centro Pompidou, que tiene todos los servicios por fuera, agua, luz, calefacción, escaleras, lo que les permite tener un sitio para exposiciones y conciertos casi diáfano.

Por esa zona, había muchísimo ambiente, bares y tiendecillas, como era temprano, al mirar el mapa, vimos que estábamos muy cerca de la plaza de la República. Si os la perdéis, no hacéis nada malo.

Ya reventados,  cogimos el metro al hotel. Después de descansar bajamos a buscar un sitio donde cenar, y nos pasó la asquerosidad del viaje.  Estábamos disfrutando de un par de entrecots, cuando una familia con perro incluido se nos sentó al lado, al principio pensamos que les dirían algo, pero parece ser que es normal por estos lares, pero lo mejor estaba por llegar, cogen un plato de una niña, le quitan las verduras y se lo dan al  perro.  Por supuesto no fuimos más allí, pero me da que es práctica habitual.  El precio no estuvo mal sobre 40 €.

Después de esto nos fuimos a descansar que al DIA siguiente teníamos que ir de viaje.

Nos gustan los comentarios. :)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Para comentar acepta la política de privacidad.