Paris dia 5 y 6 (Fin del Viaje)

Si te gusta, compartelo:

Escribo estos días juntos porque el día 6 fue muy corto.

Día 5:

Teníamos pendiente todavía ver la tumba de Napoleón y la iglesia de la Madeleine.

Nos levantamos con muchas ganas de pasear, aprovechar nuestro último día completo en la ciudad de la luz, como siempre desayunamos tranquilos, nos abrigamos y salimos hacia los Inválidos.

Este edificio lo construyo Luis XIV para los veteranos inválidos de guerra que quedaban sin hogar, antes de tomar la Bastilla en 1789, tomaron este edificio y se llevaron 28.000 fusiles.

Actualmente esta allí, el museo del ejercito Francés y la tumba de Napoleón, es curioso, pero otra cosa que llama muchísimo la atención es la cúpula dorada de la iglesia que se ve casi desde cualquier sitio.

La entrada es combinada, pagas 6,5 € y entras en los dos.

La iglesia, en realidad, son dos, divididas por una mampara de cristal, para que no se mezclaran la plebe y el rey.

La tumba de Napoleón está en un plano inferior, como en un sótano, el sarcófago donde están los restos tiene dentro otros siete ataúdes de diferentes materiales, el último y más impresionante, mide 4,20 por 4 metros, es de color granate, igual que lo de los grandes emperadores romanos.

Es muy interesante porque te dan un audífono por el mismo precio que te explica todo lo concerniente al mausoleo.

Me lo pase como un enano en el museo del ejército, aunque parezca increíble, no me acordaba del papel de Francia en la segunda guerra mundial.

Tienen una parte dedicada a las dos grandes guerras, pase corriendo por la primera guerra mundial, para llegar a la zona donde cualquier aficionado al Call of Duty y al Medalla de Honor alucinaría.

Mari Carmen decía que como cogieran la cámara de fotos, me iban a meter en la cárcel por nazi. Lo primero que te encuentras es el uniforme de un oficial, una vitrina con un puñal de una bayoneta, una esvástica de brazo, una bandera y un póster propagandista.

Había montones de uniformes tanto de aliados como de los alemanes, pero lo mejor eran las vitrinas verticales con las armas: Luger, Garand M1, Thompson, Mauser, K98, MP40, MP44, MG 42, Pssh rusas, etc… Hice fotos para aburrir.

Luego había una sala dedicada al desembarco de Normandía, con una estructura de hierro y cemento de las que había en la playa, un saltador con su paracaídas y una representación de como estaban las defensas en la playa y las líneas de ataque de los aliados.

Cuando terminamos de hacer las fotos, nos fuimos a buscar la Madeleine, es alucinante, delante de los inválidos hay una explanada enorme con césped donde la gente cuando hace sol, va a hacer camping y a estar tranquilos disfrutando.

La iglesia de la Madeleine es de planta rectangular, en realidad parece un templo griego. Lo mejor la vista desde las escaleras de la plaza de la concordia y la tienda especializada en Mostaza que tiene detrás.

El resto del día lo dedicamos a pasear por la ciudad y a hacer las compras correspondientes. Volvimos a recorrer los campos Eliseos, nos paramos a comer en el Virgin Store, unos bocadillos enormes, bastantes buenos por cierto, en la mesa de detrás nuestra contrarón a una modelo, estoy convencido.

Hay concesionarios de coches, en los que las marcas, muestran prototipos, aprovechan para vender llaveros, gorras, camisetas y esas cosillas que generalmente debian regalar.

Vimos un accidente, un camión no calculo bien su altura y se comió un túnel.

Cuando nos cansamos nos fuimos al hotel, pensando ya en ir a comernos un crepe del sitio de ayer.

Fue curioso, pero no me entendió el camarero y me pusieron un bocadillo, menos mal que estaba bueno, a Mari Carmen le pusieron un crepe que se le salía del plato, brutal.

Aprovechamos y dimos un pequeño paseo, después recogida a nuestro templo.

Día 6:

Parecía que no teníamos ganar de irnos, nos despertamos muy temprano, recogimos las maletas y bajamos a desayunar, como no venían a recogernos para llevarnos al aeropuerto, nos fuimos a ver las tiendecitas cercanas al hotel, al final acabamos comprando queso, embutidos y por supuesto champán.

Esta vez, no estaba tan loco el conductor que nos llevó al aeropuerto, pero también tenia sus cositas.

Al final llegamos a casa sobre las 20:00 con ganas descansar del viaje.

Esto ha sido todo, espero que os gustara.

Si te gusta, compartelo:

Nos gustan los comentarios. :)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Para comentar acepta la política de privacidad.