Un paseo por el barrio Podgorze (El gueto judío de Cracovia)

//

Podgorze es el lugar donde se creó el gueto judío en Cracovia durante la segunda guerra mundial.  En él se recluyeron a todos los judíos de la ciudad y alrededores para tenerlos controlados por los nazis.

Podgorze Cracovia

Nuestro día empezó mojado, estuvo lloviendo a cántaros toda la noche y ni siquiera pusimos el despertador. Gracias al hervidor de agua, a dos bolsitas de té, las manzanas que llevábamos con nosotros desde Varsovia y las galletas que compramos por si acaso, desayunamos tranquilamente en el apartamento sin tener que mojarnos para poder tomarnos un café.

Lloviendo en Cracovia

Al salir nos dirigimos directamente a la zona del gueto judío a visitar el distrito de Podgorze.  De camino visitamos la iglesia de San José que nos sirvió para resguardarnos de un pequeño chaparrón que caía en ese momento.  Es de estilo neogótico y bastante impresionante.

Iglesia de San José

Nada más llegar al centro del barrio te llama la atención una plaza inmensa que tiene sillas vacías ocupando toda la plaza.  Estas sillas simbolizan todo lo que los judíos tenían que dejar atrás cuando los echaban de sus casas.

Plaza de los heroes en Podgorze en Cracovia

Esta plaza se llama: «La plaza de los héroes del Gueto».

No sé si era porque había llovido y no había nadie más por allí o por lo desangelada que era la plaza con las sillas sin nada más pero no te dejaba indiferente.

Si prefieres llevar un guía en castellano que te explique todo lo que pasó en el gueto de Varsovia y la farmacia Águila durante el holocausto puedes contratarlo aquí.  La fábrica de Schindler deberás hacerla por tu cuenta pero más adelante podrás leer como lo hicimos nosotros.

Farmacia Águila

En una de las esquinas de la plaza, está una de las farmacias más famosas de Cracovia: la farmacia del águila.  Esta fama se debe a que cuando se establecieron los límites del gueto en Podgórze, el establecimiento se quedaba dentro del mismo.  Al dueño le ofrecieron la posibilidad de cambiar el negocio a otras zonas no judías pero rechazó el traslado.

Dueño de la farmacia del águila en Podgorze

Tadeusz Pankiewicz era un polaco no judío que sabía que si se marchaba a otro lugar las personas que fueran recluidas en el gueto estarían abandonadas a su suerte.

Trabajadoras de la farmacia del Águila

Las mujeres que componían la plantilla de la farmacia pensaban igual.  Esto hizo que pudieran ser de ayuda para las personas recluidas en el gueto además de testigos de lo que ocurrió durante la ocupación nazi.  Se jugaron su vida y la de sus familias por prestar apoyo a los que quedaron allí confinados.

Se ha restaurado el interior de la farmacia, el despacho de Tadeusz y el laboratorio.  Es un espacio interactivo, todo se puede y debe tocar.  Se han usado los cajones y espacios de los armarios para contar historias de las personas que pasaron por allí o habitaron el barrio.

Desde judíos chivatos de las SS como familias que intentaban sobrevivir.  Lo curioso es que los que se dedicaron a delatar a otros judíos corrieron su misma suerte aunque pensaban que no iba a ser así.

La farmacia del águila en Cracovia
Interior de la farmacia del águila

Se puede comprar una entrada combinada por 23 PLN con la que podrás visitar la farmacia del Águila, la fabrica de Schindler y las dependencias de las SS en la calle Pomorska.  Os recomendamos la compra combinada, no sólo por el ahorro económico sino porque tienes una semana para hacer las visitas y la calle Pomorska es un pequeño museo que merece la pena ver aunque esté un poco alejado de lo zona turística de Cracovia.

Os dejamos un vídeo corto que explica muy bien lo que hicieron estas personas por sus vecinos.

Información actualizada sobre precios y horarios en la web oficial de la farmacia del águila.

Fábrica de Schindler

Llegamos a la fábrica después de dar un rodeo enorme que nos permitió ver el trozo del muro del gueto que todavía se conserva.

Muro del gueto de Cracovia

Es muy diferente al del gueto de Varsovia que vimos en su momento.

La zona donde se encuentra la fábrica de Oscar Schindler es una zona industrial con poco interés salvo este museo de la historia de Cracovia durante la segunda guerra mundial y otro de arte moderno.  Tuvimos que andar un buen rato hasta dar con ella, es lo que tiene fiarse de las nuevas tecnologías.

Puerta de la fabrica de Schindler

Entrada a la fabrica de Schindler que ha sido conservada igual que estaba en los años 40 del siglo pasado.

Para quien no conozca a Oscar Schindler de la famosa película que filmó Steven Spielberg, le recomiendo que visite la wikipedia donde cuentan toda su vida.  En resumen, fue un nazi arrepentido que salvó a más de 1.000 judíos.

Debajo tenéis su despacho.

Despacho de Oscar Schindler

Parte de la lista mecanografiada de las personas que trabajaban en la fábrica con los nombres alemanes que les consiguieron para sustituir sus nombres judíos y así poder trasladarse a otro lugar y salvar la vida de sus trabajadores.

La lista de Schindler

Se dedicaban a hacer ollas, platos y demás utensilios de cocina esmaltados que vendían a las fuerzas armadas alemanas.

Objetos fabricados por los judíos

En la exposición vimos imágenes como las de abajo.  Soldados alemanes cortando las barbas de los judíos por la calle, requisando pertenencias, etc…  También hay vídeos con relatos de los supervivientes y representaciones del día a día.  Nos recordó al museo del alzamiento de Varsovia pero algo más ordenado.

Imágenes del maltratado a los judíos por los nazis

Salvoconductos y documentación de la época nazi.

Salvoconductos Nazis

Lo que quedaba en las casas de los judíos era tirado por los soldados nazis a la calle.

Cosas abandonadas por los judíos

Foto de los trabajadores con Oscar Schindler en el centro.

Schindler con los trabajadores

La siguiente imagen son las ventanas de la fábrica.  Las tienen cubiertas con fotografías de las personas que consiguieron salvar la vida.

Los rostros de la lista de Schindler

Más información: http://www.mhk.pl/exhibitions/people-of-krakow-in-times-of-terror-1939-1945-1956

No pudimos visitar en el mismo día la calle Pomorska porque cierra a las 17:00, estábamos en la otra punta de la ciudad y eran las 17:04.

Así que decimos comer en el único sitio que encontramos cerca, un foodtruck justo en la puerta.

Foodtruck comida hindú

Por 28 PLN (7 euros) nos comimos dos raciones de pollo tikka masala con una bebida que nos pareció que estaban riquísimos o eso pensábamos del hambre que teníamos.

Con esta comida terminamos la visita a esta zona de Cracovia el barrio de Podgorze donde miles de personas vivieron aterradas y hacinadas desde que Alemania invadió Polonia.

Nosotros hicimos este recorrido sin ayuda de nadie pero existe un tour que te enseña el gueto judío de Cracovia y el barrio de Podgórze. Podéis reservarlo aquí.

Volvimos a la plaza Rynek paseando por la ribera del río Vístula, viendo el castillo de Wawel desde otra perspectiva.

Castillo de Wawel desde la ribera del río

22 comentarios en «Un paseo por el barrio Podgorze (El gueto judío de Cracovia)»

  1. ¡Hola! Nunca he estado en Cracovia pero viendo las fotografías y leyéndote era como si estuviera por allí, jeje.
    No sabía que Podgarze era el lugar donde se creó el gueto judío en Cracovia en la 2ª GM.
    Que lástima que os lloviese, pero bueno así todo tendría un aire más bucólico. ^_^ La iglesia de San José me ha parecido muy bella y lo de las grandes sillas en la plaza un bonito homenaje.
    También me ha impactado mucho lo de la Farmacia Águila y lo de la fabrica de Schindler.
    Muchas gracias por compartir tu viaje y tu conocimiento del lugar.
    Un abrazo!

    Responder
  2. Tengo muchísimas ganas de visitar Polonia precisamente porque me interesa mucho la II Guerra Mundial y he leído bastante acerca del tema, no sé cuándo podrá ser pero me encantaría que fuera pronto, quizás lo incluya dentro de mis planes este año, no sé aún dónde vamos a ir!! Un besote

    Responder
    • Hola Vanesa,

      Si te interesa la 2ª Guerra Mundial, lee la entrada sobre Gdansk y la que hemos escrito sobre Auschwitz.

      Gracias por el comentario.

      Responder
  3. Pues veo cada una de estas imagenes y siento como si el tiempo se hubiera detenido en esos lugares,por los fuertes sucesos que acontecieron allí en su momento, la plaza llena de sillas y la Farmacia del Aguila me dan un poco de nostalgia, la arquitectura de la iglesia me ha impresionado mucho.

    Responder
    • Hola Rebeca,
      La iglesia es bastante impresionante, nosotros no la esperábamos en un barrio tan «normal», lleno de casas residenciales.
      Saludos Viajeros

      Responder
  4. Hola!! Nunca he estado en Polonia y la verdad es que me encantaría ir, tengo un amigo que estuvo de erasmus y habla maravillas del país y concretamente de Cracovia, las fotos que has hecho son geniales, solo me han dado más ganas de ir!!! la última foto del río me encanta!! Besos

    Responder
    • Hola Elenalovethis,

      Pues anímate, los vuelos son baratos, la comida también y si te esfuerzas es sencillo encontrar alojamiento a buen precio. Polonia es una destino genial.
      Saludos

      Responder
  5. Este es uno de esos viajes que mi pareja siempre me dice de hacer y me atrae ehh el problema es más el trabajo que las ganas, pero todas las imágenes que has puesto son impactantes, la de la plaza con las sillas quizá la que más! la fabrica no sé si estaría en mi planes visitarla pero después de ver tus fotos, no me parece mala opción! un viaje muy interesante, y por cierto, la gente que se dedica a delatar a los demás sabiendo lo que les iba a pasar, de verdad que merecen lo mismo!

    Responder
    • Hola Resi,
      Déjate llevar que seguro que te va a gustar. Muchas veces los delataban por supervivencia. Leímos que una pequeña se dedicó a delatar a los compañeros del colegio por presión de los padres, al final fueron deportados a un campo de concentración igual que los demás.

      Saludos Viajeros

      Responder
  6. Joe que de recuerdos la verdad es que no viajamos todo lo que nos gustaria pero cracovia si ha sido uno de los viajes que hemos hecho y la verdad es que fue genial, y esta zona que explicas en este articulo tambien fue increible estas alli y aunque nunca puedes ponerte en la piel de los pobres que alli estubieron viviendo, como animales (bueno creo que los animales en aquella epoca tenian mas derechos, y sin despreciar a los animales claro esta) si es cierto que si estas un poco minimamente informado de lo que alli sucedio y te pones un poco con tu mente en intentar pensar lo que alli ocurrio…. la verdad esque te asalta unos escalofrios que no te dejan impasible ante tanta maldad… en fin aparte de sentimentalismos, un viaje alucinante tanto a una ciudad increible como a un punto imprescindible de la historia europea, la cual no puede caer en el olvido…. perdon por el tochooo jajajaja, saludos.

    Responder
    • Tochos como este nos escantan. Vuelve y nos cuentas tus experiencias cuando quieras.

      Muchas gracias por tu aportación Tarántula Tattoo

      Responder
  7. Hace mucho que fui a Polonia. Cuando no era un destino de moda y ni ellos sabían el potencial turístico que tenían. Visité entonces una Cracovia fascinante pero en la que muchos de los lugares que ahora se han restaurado estaban en el olvido. Así que creo que está llegando el momento de una escapada a esa ciudad. Y sin duda haré el recorrido de vuestro post. Me ha parecido interesante y sobrecogedor. Pero me ha hecho creer una vez más que siempre hay gente que luchara por sus semejantes, aunque en ello les vaya su propia vida.
    Un abrazo

    Responder
  8. Wowww, interesantísima visita que me encantaría hacer algún día (espero que no muy lejano). Apasionantes rincones llenos de historia y con los que se me pone la piel de gallina. Excelente recorrido y buenas explicaciones, me guardo el post.
    Un abrazo
    Carmen

    Responder
    • Hola Carmen,
      No te pierdas si puedes ir a Polonia. El barrio de Podgorze y el Gueto de Cracovia es uno de los atractivos de Cracovia. Espero tus comentarios cuando la visites.
      Saludos Viajeros

      Responder
  9. Polonia es uno de esos destinos que tengo en mente desde hace tiempo. Las visitas a los lugares que has descrito son de esas que te dejan con mal cuerpo por las atrocidades que se cometieron, pero a la vez, te hacen seguir teniendo fe en el ser humano. Hasta en las peores circunstancias se encuentra a gente capaz de arriesgar su vida para salvar la de los demás. Creo que es una buena forma de poner en valor estos lugares y hacer que no se olvide lo que allí sucedió.
    Saludos

    Responder
    • Hola Mar Vara,
      Polonia nos encantó. La comida, los monumentos, las visitas, la historia,… Una sorpresa muy muy grata para nosotros.
      Saludos Viajeros

      Responder

Deja un comentario