El paseo de la vergüenza de una madre en un avión

Muchas veces un paseo de la vergüenza al más puro estilo de Juego de Tronos es lo que pasan algunas madres cuando entran o salen de un avión.

Después de ver el siguiente vídeo tuve la necesidad imperiosa de compartirlo con vosotros.

Generalmente un viaje para un bebé suele ser un martirio. Muchas horas quietos, ruidos que no suelen conocer, olores, dolores de oído y un montón de inconvenientes más.  Y no os quiero contar lo que tiene que ser para una madre y más si viaja con un par de niños.

Después estamos los demás pasajeros, a los que nos molesta todo. TODO.

Que llore, que juegue, que salte, que coma, que haga sus necesidades, etc…

No lo voy a negar,  cuando empezamos a viajar a mí me molestaba. Veía entrar a una madre con un bebé y pensaba “ya nos han dado el vuelo”.

Paseo_de_la_vergüenza_Pinterest

Todo cambió el día que en un vuelo transoceánico ví lo mal que lo pasaba una pobre madre con su hijo. No sabía cómo calmarlo, lo intentó todo, lo que sabía e incluso creo que inventó algún método.  Cuando no era la presión, era hambre, pipí, caca, ganas de jugar o cualquier cosa.

La expresión de desesperación en la cara de esa mujer hizo que me metiera en su piel y entendiera que no es fácil y hay que tener valor para hacer ese tipo de viajes.

Después hay gente maleducada pero ya no depende ni de la edad ni de tu madre.

¿Qué opináis? ¿Os ha pasado alguna vez como madres?

 

2 Comentarios
  1. 23/01/2018
    • 26/01/2018

Nos gustan los comentarios. :)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Para comentar acepta la política de privacidad.