República Checa Día 2 camino de Cesky Krumlov

Nos levantamos temprano en Karlovy Vary para ir a hacer fotos de día por donde paseamos anoche.

 

Visitamos uno de los balnearios donde había un geiser constantemente expulsando agua.

Y probamos el licor de hierbas tradicional checo

Volvimos a hacer el mismo recorrido y con las cámaras llenas nos fuimos a hacer el checkout del hotel y recoger el coche.

No se puede olvidar hablar del espectacular buffet del hotel (Romance Puskin), gracias a él mejoró nuestra opinión del mismo.

El camino desde Karlovy Vary hasta Cesky Krumlov se nos hizo pesado, teniendo en cuenta que en este país lo habitual son las carreteras de doble sentido y hay pocas con dos carriles.

Cuando nos dio hambre paramos a comer en un bar de un pueblecito donde nos comimos una sopa de ternera con fideos con la que me achicharré, un plato de lentejas con cebolla frita y una salchicha achorizá y un plato de arroz con cerdo, maíz, guisantes y champiñones con queso gratinado con dos bebidas por 8 euros (199 coronas checas).

Así se me quedo el labio

Llegamos a la Penzion Delanta sin problemas. Allí nos recibió la mujer de Martin (es la persona de contacto) y su hijita ofreciéndonos dos habitaciones a elegir.  Ambas eran espaciosas, bien iluminadas, limpias y como pudimos comprobar después la cama era muy cómoda.  Martin llegó al rato para darnos la bienvenida y darnos las instrucciones básicas: «En la nevera de la cocina hay cervezas, si os apetece solo tenéis que cogerlas».

Después de descansar un rato nos fuimos a pasear por el centro histórico de esta bien conservada ciudad medieval.

Siendo patrimonio de la humanidad por la Unesco no nos podía defraudar. Es preciosa,  sobre todo el entramado de sus calles y las formas de sus casas. La ciudad esta ubicada en los meandros del rio Moldava y esta dividida en dos. En una zona esta el centro en si y enfrente encontramos un castillo imponente.

Castillo Cesky Krumlov

En el foso del castillo tenían un par de osos, que no sabemos realmente la utilidad pero no nos gustó ver a ese par de animales allí metidos.  Había carteles diciendo que no les arrojaran comidas pero seguro que más de un turista lo hacía.

Vistas desde el castillo.

Lo bueno de viajar en Junio es que los días se alargan los que nos permitió recorrer toda la ciudad, el ayuntamiento, la iglesia, el barrio de los artesanos y el castillo.

Interior del castillo

Nos comimos un dulce que nos resultó muy curioso porque se hace en un rodillos que giran sobre el fuego y así los van tostando.  Estaban realmente buenos.

Las vistas eran una maravilla, miraras donde miraras.

Acabamos comiendo en un lugar llamado «Catacomby», que esta en las catacumbas de un hotel.  Nos comimos una hamburguesas sin pan «Kruburguer» que estuvieron bastante buenas.

Lo único malo de la pensión es que estaba a 10 minutos andando del centro, pero por el precio y lo bien que nos trataron merecen muchísimo la pena.

7 Comentarios
  1. 04/03/2015
  2. 04/03/2015
    • 05/03/2015
  3. 05/03/2015
    • 05/03/2015
  4. 07/03/2015

Nos gustan los comentarios. :)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Para comentar acepta la política de privacidad.