República Checa día 3 Holašovice – Camino de Praga

Hemos hecho lo mismo de ayer, desayunamos en la Penzion Delanta  por 100 coronas checas cada uno, hicimos el checkout pagando un total de 1200 coronas (48 euros) totalmente justificados, por el agradable trato, la calidad del desayuno y la magnifica habitación.

El desayuno es OBLIGATORIO por el precio, la cantidad y la calidad que tiene.

Desayuno Penzion Delanta.

Dejamos el coche allí y nos fuimos a repetir las fotos de día y a hacer algunas que dejamos pendientes por la luz.

Entre ellas a este altavoz que tenía pinta de ser de la segunda guerra mundial.

 

Cuando volvimos Martin salió corriendo detrás nuestra: Me olvidé devolverle las llaves.  Imagino el miedo que tuvo que pasar este hombre pensando que nos habíamos ido a Praga con las llaves del apartamento.

De camino a Praga paramos en un pueblo muy curioso:  Holašovice.

Holasovice

Es muy pequeño, no llega a 150 habitantes, pero se conserva exactamente igual como era en la edad media, se tiene constancia de ella desde el siglo 13.  Estaba poblado por alemanes que al empezar la segunda guerra mundial tuvieron que emigrar y permaneció desierto hasta que lo rehabilitaron.

Tiene un pequeño lago central y alrededor todas las casa miran hacia él.

Las casas en Holašovice tienen un patio donde guardaban a los animales y las herramientas necesarias y en la puerta todas tienen un especie de bomba manual/animal para poder abastecerse de agua.

Había una pequeña capilla con una gran estatua de madera en la puerta.

Y este personaje al lado del lago.

Es curioso que se pongan a disparar «algo» en medio del pueblo y usen estas de dianas.

Un detalle que nos llamó la atención, es lo bien señalizadas que están las rutas ciclistas en esta zona con claras indicaciones de como llegar de un pueblo a otro, las alternativas al asfalto y las zonas recomendadas de visitar.  Un detalle por parte de las autoridades checas.

En 4 horas estabamos en el aeropuerto de Praga entregando el coche, despues de comer en un bar donde pedimos usando el lenguaje de los niños porque sabian muy poquito ingles. Les señalé un plato en la carta en checo,pedí goulash y me dijeron que no, señale otro y le dijé MUUUU asintió y me comí un platazo de carne de ternera con salsa de champiñones y masa de pan cocida.

Tardamos una eternidad en llegar a nuestro hotel. El tráfico era infernal y dentro del autobus hacia mucho calor. Cuando llegamos a la estación y nos aclaramos nos dimos cuenta que estabamos relativamente cerca del hotel. En 20 minutos ya estabamos soltando las maletas en la habitación.

La tarde la pasamos paseando por el centro de Praga. Descubriendo las zonas que visitaremos en los próximos días.

6 Comentarios
  1. 22/03/2015
    • 24/03/2015
  2. 22/03/2015
    • 24/03/2015
  3. 23/03/2015
    • 24/03/2015

Nos gustan los comentarios. :)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Para comentar acepta la política de privacidad.