Palacio de Topkapi, Cisternas, El Hipódromo

Hoy es el día de la soberanía nacional y había un montón de peques vestidos con trajes regionales, los coches y autobuses iban adornados con banderas turcas.

Palacio de Topkapi

Entrada del palacio de Topkapi

Si alguna vez, tenéis la oportunidad de venir, reservar una mañana completa.

La gente dice que lo mejor de Topkapi es el tesoro, por que tiene uno de los diamantes más grandes del mundo, y las joyas donde el oro y las piedras preciosas abundan.  Incluso hay un trono revestido de Oro, Diamantes, Esmeraldas,etc…

Pero a nosotros, nos ha encantado el Harem y las habitaciones del sultán y de la valida (su madre).

El harem dentro de Topkapi

En sus mejor época en el Harem convivieron más de 1000 mujeres que competían entre ellas para ser escogidas como favoritas para poder acceder a la zona especial que tenían reservada.

Sofá del Sultán

Los jardines que hay dentro del palacio llenos de tulipanes y arboles, dan un frescor y una visión preciosa.

Tulipanes turcos en el palacio de Topkapi

Al salir buscando el museo arqueológico que por cierto estaba cerrado por ser Lunes, encontramos un pequeño restaurante-tienda, que nos han servido un kebab de pollo al plato, que no se lo saltaba ni el tato, nos comimos una torta con espinacas y queso, que la acababa de hacer una mujer a mano  delante de nosotros.

Mujer mayor haciéndonos el aperitivo

torta con espinacas y queso

Lo he llamado tienda, porque también vendían agua, frutos secos, refrescos y comida, a la gente que iba al parque de al lado a pasar el día.

Cuando terminamos de ver la zona alrededor del Palacio de Topkapi, continuamos visitando la mezquita azul, impresionante tanto por sus dimensiones como sus grabados y azulejos.

Mezquita Azul

Interior de la mezquita azul

Al salir un amable turco,  nos ha liado y nos ha llevado a su tienda, en el Bazar de Calvary, que eran los establos del Hipódromo del Sultan, que está enfrente de la mezquita, que antes era un circo romano.

Si tenéis la suerte de visitar Turquía y entráis en una tienda os daréis cuenta que no tienen ningún problema en desmontar la para que podáis ver su genero y elegir, siempre con una sonrisa y pendientes de que te tomes un te con ellos, compres o no.

Como podéis leer, esta gente son los maestros del reciclaje, las mezquitas eran iglesias y los hammans  convierten en tiendas de alfombras como el de Rossana, muy cerca y de visita recomendada.

Hamman convertido en tienda de alfombras

Uno de los mejores momentos de hoy, ha sido el te que nos hemos tomado en la plaza que hay entre Santa Sofia y la mezquita azul, con un sol de atardecer fantástico.

Plaza de Sultahmet

Ya que estábamos cerca, hemos visitado la Cisterna de la Basilica, construida en el siglo VI, por Justiniano para abastecer la ciudad, solo os cuento, que esta bajo tierra, y que la soportan 303 columnas de 8 metros de altura.  Es increíble lo que los romanos eran capaz de hacer para abastecerse de agua.

Interior de las cisternas

Además de lo que os contamos antes, hay dos basas (bases de las columnas para quien no lo sepa) que son cabezas de medusa. Los estudiosos, todavía no saben ni por qué llegaron allí, ni cómo, se supone que lo que hicieron. Suponen que pudieron reusarlas de otro edificio.

Cabezas de Medusas en las cisternas

Otra característica es que una está de lado y la otra boca abajo.

Otro amable turco que nos escuchó hablar, por el acento, acertó que éramos de Málaga porque estuvo viviendo aquí un tiempo y nos dio recomendaciones de donde comprar y donde no.

No paramos de alucinar con la gente.  Son agradables y todos se esfuerzan en entenderse contigo sepan o no español o inglés.

Viendo que teníamos tiempo, antes de que cerraran atravesamos el Gran Bazar, tomándonos un vaso de Ayran, que es una bebida a base de yogurt y pelín salado.  Por cierto, por aquí el yogurt vale para todo, como salsa, de bebida, para hacer guisos, con berenjenas, ajo y pimiento como aperitivo, etc….

Para terminar el día, en vez de ir hacia la derecha en el hotel, nos hemos ido a la izquierda, y hemos descubierto, así sin exagerar, 300.000 tiendas de ropa, plata, oro,.. nos hemos quedado con la boca abierta, 10 o 12 calles llenas de gente.  Al contrario que ayer, a las 22:00, todavía había personal de compras.

Es increíble como cambia el ambiente con pasar una calle.

Para terminar, pedazo de rollo con carne de cordero, y hace 5 minutos un te de manzana para rebajar, mientras termino de escribir esto, con un teclado en turco en el hotel, donde no hay eñe, pero si todas estas letras raras: ? ö ç ? ü.

Ipaelo usando un teclado turco

3 Comentarios
  1. 10/03/2015
  2. 10/03/2015
  3. 10/03/2015

Nos gustan los comentarios. :)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Para comentar acepta la política de privacidad.