Un día en Sevilla

Sevilla , la capital de Andalucía, siempre es una buena opción para pasar un día y si pueden ser más mejor.  Nosotros llegamos al mediodía de un sábado de otoño con la idea de disfrutar de lo que esta ciudad andaluza puede ofrecer.

Sevilla, la Giralda y la torre del oro

¿Qué hacer en Sevilla nada más llegar y se va acercando la hora de comer?.

Muy sencillo: irse de tapas.   Nuestra recomendación particular es que no te puedes perder el Solomillo al Whisky o los montaditos, los hay para todos los gustos y colores, no os perdáis los de filete, pimiento y jamón serrano. Otras tapas son las ensaladillas, patatas con alioli, carnes en diferentes salsas, rebozados,etc…  Todas regadas con cervezas o vinos que las ensalzan. Otros os recomendarán que pidáis pescaíto frito, yo lo haría si no fuera de Málaga donde como todos sabemos, o debéis saber,  freímos el mejor pescaíto del mundo, en cuanto podáis tenéis que venir a probarlo y el de Sevilla también.

Sevilla

Una vez cargadas las pilas podemos empezar a pasear.  Nuestro primer objetivo es la catedral, famosa porque fue la más grande del mundo hasta que se construyó la de Basílica de San Pedro en el Vaticano.  Como dormimos en el NH Plaza de Armas, fuimos primero a la Plaza Nueva para ir bajando por la Avenida de la Constitución hasta la Puerta de Jerez.  Durante el paseo disfrutamos de una de las calles más elegantes de la ciudad, rodeados por imponentes edificios y con el miedo de que te pille el tranvía,  vimos el ayuntamiento, el Banco de España,  la Catedral (que rodeamos para poder ver la Giralda) y el archivo de Indias.  Es una calle bulliciosa, llena de vida, bares y restaurantes.  Os recomendamos cualquier bar de la plaza Virgen de los Reyes, nosotros estuvimos en dos y salimos bastantes satisfechos.

Una vez lleguemos al final de la calle tienes varias opciones:  Si sigues verás el palacio de San Telmo, sede del parlamento andaluz,  a la derecha tienes la Torre del Oro y si giras a la izquierda por la calle San Fernando,  verás la fábrica de tabaco.  Si decides continuar llegarás a la Plaza de Don Juan de Austria desde donde verás la Plaza de España, aún más famosa desde que se rodó allí una escena de la Guerra de las Galaxias, en concreto el planeta Naboo.  Ya estás  en el Parque de María Luisa, así que aprovecha para pasear por él. Nosotros visitamos todo lo que os escribimos, no en este orden, pero no nos dejamos nada.

Volvimos al hotel por la misma avenida y decidimos que podíamos visitar una de las calle más famosa: Calle Sierpes.  Si te gustan las compras ésta y la paralela Calle Tetuán están abarrotadas de gente y tiendas.  Al final de calle Sierpes, está la confitería La Campana donde os recomendamos que hagáis una parada para disfrutar de uno de sus hojaldres o petisus.

Como no podía ser de otra manera, volvimos a cenar tapeando cerca del hotel, donde subimos a cambiarnos para ir a otra zona de Sevilla donde tomarnos una copa.  Habrá otros mejores e incluso peores pero el lujo de pasear por la orilla del Gualdalquivir hasta el puente de Triana y pasear por la calle Betis no lo tienen ningún otro.

Siempre que hemos ido, nos hemos sentido acogidos y hemos disfrutado cada minuto que pasamos allí.  ¿Será por la ciudad, por los amigos que tenemos allí, por el aire o por el conjunto?

 

 

 

 

4 Comentarios
  1. 19/11/2014
    • 19/11/2014
  2. 02/03/2018
    • 23/03/2018

Nos gustan los comentarios. :)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Para comentar acepta la política de privacidad.