Viaje por EEUU dia 8

Primer día completo en Manhattan.  Hablamos con la familia con ese gran invento que es Skype y nos tiramos a la calle.  El plan era ir al museo del USS Intrepid e ir al teatro a ver algún musical.

De camino al muelle 86 que es donde esta atracado el portaviones pasamos por la puerta del Minkoff, aprovechamos y compramos las entradas para ver el Rey Leon.

Seguramente recordareís el museo por que es desde donde Will Smith juega al golf en «Soy leyenda».

La entrada es cara pero merece la pena si te gustan los aviones, los barcos, los submarinos e incluso la segunda guerra mundial.  Con la entrada puedes visitar el portaviones USS Intrepid que tiene muchisimo que contar, ver los aviones que hay en cubierta y bodega, un Concorde y un submarino lanza misiles.

Es muy interesante por que te haces una buena idea de lo que era la vida en un barco donde iban 3000 personas durante meses, viendo las cocinas, los dormirtorios, los comedores, subiendo en un ascensor de aviones y visitando los cuartos de criptologia, de coordinación de ataque,…

En la cubierta de despegue hay 5 helicopteros entre ellos un Cobra y unos 10 aviones (Harrier, Mig-21, F14 y 7 mas).

El Submarino es impresionante de ver en que poco espacio convivian tanta gente y lo estrecho que es.

Yo creía que el Concorde iba a ser muchisimo mas incomodo y pequeño por dentro. Hay que tener en cuenta que cada pasaje costaba unos 6000 dolares de su epoca.

La mañana continuó con un largo paseo hasta la plaza de Cristobal Colon, donde en un Centro Comercial Pijorro, nos compramos un par de bocatas y nos los comimos sentados en Central Park como los miles de neoyorkinos que lo hacen todos los días.

Salimos del parque por la zona del Hotel Plaza, que casualmente esta al lado de una de las Apple Store de  Mahattan.

Al final tuvimos que salir casi corriendo por que no nos daba tiempo de arreglarnos para llegar al musical.

Sin palabras se queda uno para explicar como es esta obra, os recomiendo encarecidamente que si podeís la veaís sobre todo si solo puedes ver una, si vas a a alguna mas dejala para el final.

El espectaculo es excepcional, sobre todo el vestuario y la puesta en escena.

Como los bocatas los teniamos en los pies y ya apretaba el hambre acabamos en el Bubba Gump Shrimp Company casualmente en la misma mesa que hace 5 años.

Volvimos a pedir el combo de gambas y nos regalaron dos vasos que parecen una feria.

Imaginaros como llegamos al hotel, rodando y reventados.

Si te gusta, compartelo:

Un comentario
  1. 11/10/2009

Nos gustan los comentarios. :)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Para comentar acepta la política de privacidad.