Museo de Nueva Zelanda en Wellington – TE PAPA TONGAREWA

Desayunamos en la mesa exterior con nuestras sillas disfrutando por primera vez de algo de sol.  Recogimos y esta vez sí pudimos acceder al camping de centro de Wellington con nuestra prereserva. 

Resulta que no hay nadie por allí y el checkin lo haces en una pantalla táctil en la puerta y te da un recibo con una clave para que puedas usar las duchas y los baños.  

Estás en el puerto, en mitad de la calle, sin verja, ni puerta ni ná.  Tampoco tienes cocina ni sala de TV.  Así que siendo el más caro de todos los campings en los que estuvimos, es el que menos servicios te ofrece.  Los servicios y las duchas están limpios aunque no es como los demás, no tienes absolutamente ninguna intimidad con respecto a la gente de la calle.  Por contra, la situación es impresionante, que es lo que realmente salva a este sitio.  Puedes ir andando prácticamente a cualquiera de los puntos importantes de la ciudad y está a 5 minutos de las estaciones de ferry y autobús.

Hemos estado paseando por todo el muelle donde en un aparcamiento había un mercadillo de artesanía muy interesante.

Toda la zona estaba muy animada porque además de ser Sábado ha hecho un día muy bueno y la gente ha aprovechado para tomar un poco el sol y hacer deporte. Por esta zona también alquilan kayaks para pasear por el puerto y llama la atención lo cristalina que está el agua.

TRAMPOLÍN EN el puerto de Wellington

El cartel que hay al lado del trampolín dice que te asegures que sabes nadar, que puedes llegar a la escalera y que eres capaz de subir por ella.  Todo esto antes de tirarte claro.

Después hemos estado en TE PAPA TONGAREWA (Museo de Nueva Zelanda) , que es el museo de la ciudad y es gratuito. Tiene infinidad de exposiciones, no os lo podéis perder. También es gratis el guardarropa en el que nos atendió un hombre que hablaba un poco de español. Curiosamente, un chico que había a nuestro lado, también hablaba algo de español. Por todo el museo hay personas mayores que actúan de manera voluntaria dando explicaciones a los visitantes.

Velociraptors

In the middle of the middle Earth

Kiwis

Una Conchita

Para tomar algo nos paramos en un restaurante cercano al museo.

Cuba St at Wellington

Después hemos estado en la calle Cuba, famosa por su ambiente “bohemio” y paseado por el centro (CBD). Como somos incorregibles hemos picado en una zapatería que estaba de rebajas y nos hemos comprado un par de zapatillas de correr para cada uno (en España nos habrían costado el doble de lo que hemos pagado).   Además de comernos un trozo de pastel de chocolate con un tamaño descomunal en un bar vegetariano bastante curioso.

Pastel de chocolate

Hay un montón de cafés y restaurantes donde comer, cenar, tomar café o una copa que cierran tarde lo que nos vino muy bien porque eso de cenar a la hora del cafelito no lo llevamos bien.

Para cenar nos paramos en un restaurante cercano al MotorHome. Se llama The Crab Shack. La comida es deliciosa y el precio no está mal. Cenamos una bandeja con delicioso cangrejo rebozado y frito, langostinos, calamares, cocktail de gambas, ensalada de patata y unos palitos de pasta con queso rebozados y fritos. Junto con una copa de Chardonnay blanco, y de postre una Paulova con kiwi y helado de vainilla nos ha costado unos 50 NZD (alrededor de 35 Euros ¡baratísimo!).  El camarero estuvo charlando con nosotros y nos comentó que estuvo un tiempo en España.  

Nos recogimos temprano ya que mañana vamos a un Tour del Señor de los Anillos en Wellington y nos recogen pronto.

Un comentario
  1. 25/07/2014

Nos gustan los comentarios. :)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Para comentar acepta la política de privacidad.