Nos ha encantado Polonia

Hemos estado en Polonia, los que nos siguen en Instagram, Twitter y Facebook han seguido nuestro viaje en directo y a los demás os lo iremos contando aquí.

Polonia es un país fascinante

Cuando eliges un destino para viajar hasta allí, normalmente lo haces porque existe algo que te interesa o te gusta. En nuestro caso era descubrir parte de la historia de la segunda guerra mundial ya que todo empezó cuando Alemania invadió Polonia.  Si quieres saber más, siempre tendrás la wikipedia. 🙂

Después de pasar por 11 días recorriendo de Norte a Sur y de Este a Oeste, hemos descubierto que es mucho más que un trozo de terreno por el que llevan peleando siglos.  Ciudades que han sido capaces de resurgir una y otra vez, naturaleza a la que se ha respetado, gente guapa, amable y dispuesta (aunque siempre te encuentres un escollo), centros urbanos donde son capaces de conjugar lo moderno con lo clásico y la herencia rusa, enormes y frondosos parques para pasear, carriles bicis y bicicletas por todos sitios, comida abundante y a precios muy razonables, etc…

Alguna pega tiene que tener y son sus carreteras.  Con muchísimo tráfico y llenas de camiones.  Se nota también que están arreglando muchas de ellas pero otras dan un poco de pena.

Están en pleno proceso de modernización y construcción, hay miles de obras de edificios, carreteras y apartamentos que te vas encontrando a lo largo del viaje.

Ciudades de Polonia que hemos visitado

Varsovia

Plaza Varsovia

La capital, la que todo el mundo dice que no merece la pena ir.  Total, todo lo antiguo ha sido reconstruido y no tiene nada de interés.  Pues a nosotros nos gustó, estuvimos sólo dos días y si te aprietas en uno puedes ver lo que recomiendan las guías.  Teníamos ganas de pasear y en Varsovia puedes hacerlo.  Os recomendamos no perderos el Palacio de Cultura y Ciencia, el museo del Alzamiento de Varsovia (y de camino veis un trozo del muro del Gueto) y un paseo por la zona antigua.

 

Gdansk

Muelle y grua de Gdansk

No nos podíamos imaginar que una ciudad con un centro histórico tan coqueto tuviera tanto turista.  Famosa por ser donde el sindicato Solidaridad inició sus pasos, también tiene cerca la península de Westerplatte.  En este lugar se inició la segunda guerra mundial.  Además, a 30 kilómetros está el castillo de Malbork, puedes llegar con un tren y disfrutar de una visita al mayor castillo de ladrillos del mundo, la audioguía hace que sea aún más especial.  No os podéis perder la calle Dluga que pertenece al Paseo Real, una visita a Westerplatte, el castillo de Malbork, pasear por los muelles y aunque pilla un poco lejos, ir a ver el monumento a los que murieron en la huelga que inició la independencia de Polonia de la URSS.

Wroclaw (Breslavia)

Plaza del Mercado de WroClaw

El nombre de esta ciudad nunca podremos pronunciarlo en polaco (Wroclaw), era una ciudad alemana que fue anexionada a Polonia después de la segunda guerra mundial.  Sufrió pocos daños durante los bombardeos y eso le permite mostrar todo su esplendor.  Con una plaza central enorme, rodeada de bares y con un ambientazo nocturno excelente, nos gustó por lo distinta que era.  Aparte de la plaza del mercado, visitar la isla de la catedral y lo que más nos sorprendió porque lo encontramos buscando algo que hacer fue el cuadro el Panorama de la batalla de Raclawice. Está ubicado en un edificio para él solo por sus características especiales:15 metros de alto y 120 de largo. Es muy divertido recorrer la ciudad buscando los famosos gnomos de Wroclaw. Está llena de pequeñas esculturas que se comenzaron a colocar de modo reivindicativo y han terminado siendo algo característico de esta ciudad.

Cracovia

Plaza del Mercado Cracovia y las Lonjas

La segunda ciudad más grande del país y la reina del turismo.  El centro histórico de Cracovia (Stare Miasto) es el gran protagonista, con una plaza impresionante rodeada de edificios históricos y bares con una mercado en el centro lleno de tiendecitas y varias torres hacen que visitarla merezca totalmente la pena, al igual que las calles adyacentes llenas de iglesias, plazas y lugares donde comer o tomarte algo.  Además tienes un castillo con dragón incluido, un barrio judío (Kazimierz) y la zona donde estuvo el gueto (Podgorze) donde podrás visitar una farmacia polaca que sobrevivió ayudando a sus vecinos, la fábrica de Schindler que hizo famosa mundialmente Spielberg, el río Vistula, un parque que es un bosque,etc…  Hay un pequeño museo que está fuera de todo lo normal, te venden las entradas en conjunto con la farmacia Águila y la fábrica de Schindler que se llama Pomorska Street. En él puedes visitar las celdas de la Gestapo y un sala donde se explica cómo era la vida en Cracovia durante la guerra y después con los rusos.  Nos encantó.  Hay dos excursiones que merecen la pena desde Cracovia: Las minas de sal de Wieliczka de y Auschwitz-Birkenau

A partir de la semana que viene nuestros diarios del viaje a Polonia con datos útiles, precios y lo que hicimos en aquellos días.

Si queréis estar al tanto de cuando lo publicamos, podéis seguirnos en las siguientes redes sociales:

 

5 Comentarios
  1. 08/08/2016
    • 10/08/2016
  2. 10/08/2016
    • 10/08/2016
  3. 10/08/2016

Nos gustan los comentarios. :)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Para comentar acepta la política de privacidad.